domingo, 2 de marzo de 2014

Cuento corto: A un hombre de madera




Erase un vez un hombre de madera, tal era su corazón de piedra, su cabeza un algoritmo y su cuerpo ígneo.
Su miedo al fuego, le hizo tan irracional, que encerrado en su mundo artificial, en su casa de madera, jamás quiso a una mujer de veras.
Inmune al amor, pensaba, si ardo en amor moriré.
Hasta que una hermosa princesa, le transformó en carne, con su suspirar sincero y su mirar de cerca a su espíritu.
Tan sólo le dio su mano, acto en el que madera y carne se unieron en un sólo acto.
Inseparables, la princesa Mery Anne y aquel hombre de madera, Jiosipo, volvieron a ser ambos de carne, para vivir su amor de por vida.
Y vivieron felices y comieron perdices, como se suele decir en todo cuento.


Cuento e imagen propiedad de la autora.Registrados en Safe Creative.org.Todos los derechos reservados según Convenio de Berna.